martes, 9 de octubre de 2007

Consejos para los padres


Prevención:
Los períodos de estado de ánimo deprimido son comunes en la mayoría de los adolescentes. Sin embargo, las relaciones interpersonales de apoyo y las habilidades de adaptación saludables pueden ayudar a evitar que dichos períodos conduzcan a síntomas depresivos más severos. La comunicación abierta con el adolescente puede ayudar a identificar la depresión a una edad más temprana.
La asesoría puede ayudar a los adolescentes a hacer frente a los períodos de estado anímico bajo. La terapia conductual cognitiva, que enseña a las personas deprimidas a combatir los pensamientos negativos y a reconocerlos como síntomas y no como la verdad acerca de su mundo, es el tratamiento no farmacológico más efectivo para la depresión. Se debe garantizar que los consejeros o psicólogos que se busquen estén capacitados en el uso de este método.
Es posible que los episodios de depresión no se puedan prevenir en adolescentes con fuertes antecedentes familiares de este problema o con múltiples factores de riesgo. Para estos adolescentes, la identificación oportuna y el tratamiento rápido e integral de la depresión pueden prevenir o posponer los episodios posteriores.